La desaladora de Águilas es una infraestructura que aporta agua de calidad para complementar las demanda hídricas de la zona sur de la cuenca del Segura. Gracias a ella, se pueden reducir las extracciones de los acuíferos para así corregir la grave sobreexplotación de los recursos subterráneos.

Cuenta con una capacidad de producción de 60 hm³ anuales, ampliables a 70. De esta producción, 48 hm³ se destinan a regadío y 12 a abastecimiento urbano. Se trata de una actuación que beneficia a unas 130.000 personas.

Esta infraestructura ha sido diseñada siguiendo los más rigurosos criterios de eficiencia energética y respeto al medio ambiente. Asimismo, se ha dotado a la planta con la tecnología más avanzada.

Entre las singularidades técnicas de este proyecto podemos destacar:

  • Haber establecido el límite máximo de contenido en boro del agua en 0,5 ppm.
  • Instalación de dos unidades de filtros a presión fabricados en PRFV.
  • Uso de bombas de alta presión segmentadas en lugar de las habituales de cámara partida.
  • El uso de cámaras de intercambio de presión tipo DWEER.